Limpieza de cutis en casa

Aunque deberíamos hacernos una limpieza de cutis al menos una vez por mes, la realidad es que la mayoría de nosotras buscamos excusas para postergarlo: no das con el profesional adecuado, no tenés tiempo, no sabés qué productos usar.

 

Para terminar con eso, decidimos armar una rutina de muy pocos pasos. Para que te animes a dedicarle un ratito al cuidado de tu piel, y logres ver resultados en poco tiempo.

3 pasos para una limpieza de cutis en casa

Tener como rutina una buena limpieza de cutis es indispensable para lograr que tu piel esté radiante. La piel del rostro es la más expuesta a cambios medioambientales, la contaminación, el estrés y la falta de una buena alimentación, todos estos factores repercuten directamente en la salud de tu piel.

Primer paso: desmaquillate ¡siempre!

Es el primer paso que inaugura tu ritual de limpieza, y por supuesto no podía ser de otra manera que desmaquillando por completo tu rostro. Este paso es básico y fundamental para comenzar tu limpieza de cutis de forma exitosa.

También es importante que trates con delicadeza tu rostro mientras lo hacés. Elegí el producto adecuado para tu tipo de piel y el tipo de maquillaje que utilices. Por ejemplo, si sos muy fan de los maquillajes de larga duración y waterproof tu aliada perfecta va ser el agua micelar bifásica. Su fórmula combina aceites y micelas para desvanecer el maquillaje en una sola pasada y dejar tu piel limpia.

Para retirar maquillaje tradicional y limpiar profundamente la piel, tu mejor opción va ser el Agua Micelar Hidra Total-5. Su fórmula libre de alcoholes la hace perfecta para todo tipo de piel, incluso las más sensibles.

Al ser un producto todo en uno, no necesitás aplicar tónico después de utilizarla.

Segundo paso: limpiá profundamente

Si bien tu piel ya está limpia gracias al agua micelar, es súper importante que elimines todas las toxinas e impurezas alojadas en las capas más profundas de la dermis. Para así lograr que tu piel, recupere el brillo natural que ha perdido por falta de cuidados intensivos.

Intensificá la acción purificante y de limpieza, aplicando una mascarilla que contenga en su fórmula los ingredientes necesarios para tratar y suavizar la piel.

Las Mascarillas Arcillas Puras cuentan con tres opciones para tratar tu piel según su necesidad. Si querés, podés combinar las mascarillas para darle a cada zona del rostro el cuidado que requiere.

Tercer paso: hidratá ¡sin excusas!

Una vez que tu piel esté impecablemente limpia, dale la hidratación que necesita para hacerla lucir espectacular. Al igual que las mascarillas, aplicá una crema hidratante que sea perfecta para darle a tu piel el cuidado y la nutrición que necesite. Recordá aplicarla tanto por la mañana como por la noche.