Maquillaje para principiantes

Armá tu kit de maquillaje para principiantes

¿Sos nueva en el fantástico mundo del make up y no sabés por dónde empezar? Primero lo primero: es normal que te abrumes ante tanta información circulando acerca de qué usar y cómo hacerlo. Hay miles de productos específicos que seguramente irás conociendo con el tiempo según tus intereses. Para este momento la clave está en tener pocos elementos pero que sean los necesarios para cumplir las técnicas básicas que te servirán en el día a día. Tomá nota de esta lista de maquillaje para principiantes que armamos especialmente para vos.

Tus aliados perfectos

Antes de empezar, adquirí un lindo y amplio neceser que puedas llevar en tu cartera o mochila. Acá irán todos tus productos favoritos. ¡No te olvides de incluir un espejo!

¿Cómo llenarlo? Prestá atención a estas claves para no comprar de más, ni arriesgar con elementos que pueden ser reemplazados por otros.

- Una buena base es algo que vas a necesitar, quizás no a diario, pero sí alguna vez cada tanto. Eso dependerá del estado de tu piel y tus preferencias. Nuestra recomendación es que empieces con una base más bien liviana, ya que quizás no te acostumbres a una más densa. Para iniciarte en este mundo, nada mejor que una CC cream ligera que unifique tu rostro como la Nude Magique Anti-redness que es una fusión única de cuidado de piel y base.

- Sigamos con un corrector de fácil aplicación que podés usar solo, sin base, para esos días que no querés ir demasiado maquillada. Te recomendamos el Concealer The One que ilumina y disimula en un sólo paso.

- Una buena máscara de pestañas es indispensable y tenerla a mano para cualquier ocasión: ¡aún más! Empezá con una clásica, que podés utilizar con la intensidad que prefieras, como la Paradise Extatic. Este rimel te dará volumen intenso y sensación suave como una pluma.

- Y para terminar, al menos por ahora, sólo faltaría un lindo labial rojo que te aporte toda su versatilidad. Nuestro favorito es el Matte Obsession Retro Red, que podés aplicar para el día de una forma sutil dando suaves golpecitos sobre tus labios para que adquieran un poco de tonalidad. Durante la noche, dale rienda suelta a toda su pasión. Y atenta a este super tip: también podés usarlo como rubor, colocando sólo un poco en la punta de tus pómulos y distribuyendo hacia atrás con los dedos. ¡Este es el toque de color perfecto!