¿Por qué necesitás shampoo para pelo graso?

Mantener el cabello limpio por el mayor periodo de tiempo posible, es el desafío máximo de las personas que tienen el cabello graso. Y si bien la forma en que lavás tu cabello es importante para no estimular a la producción de grasa, acompañar con un shampoo para pelo graso, es fundamental para obtener un cabello limpio y sedoso.

 

El sebo es producido de manera natural por las glándulas sebáceas, su función principal es hidratar el cuero cabelludo y el pelo para mantenerlos saludables. El cabello graso, se genera por un exceso de producción de sebo. Las causas pueden ser muy diferentes, algunas de las más comunes pueden ser: de origen hormonal, debido a predisposición genética, o también, por acumulación de productos para el cabello.

Características del cabello graso

El cabello graso es fácil de distinguir, uno de sus principales signos es que se muestra con un aspecto como “humedecido”, apelmazado y aceitoso, sobre todo en la zona de las raíces. Este tipo de cabello también suele presentarse opaco, ya que pierde su brillo natural. El exceso de producción de grasa, también puede afectar al crecimiento y cuerpo del cabello.

¡Liberá de grasitud a tu pelo!

Para lograr recuperar el equilibrio natural del proceso de producción de grasa del cuero cabelludo, la forma en que lavás tu cabello es súper importante. Te contamos los consejos básicos para lavar y cuidar tu cabello graso:

- Utilizá productos específicos para cabello graso: productos como el shampoo Elvive Citrus en los que su fórmula refresca y suaviza la superficie de la fibra capilar. Aportándole energía, y una sensación de frescura y limpieza; minimizando la acumulación de impurezas.

- No masajees el cuero cabelludo: si al lavar el cabello masajeas el cuero cabelludo, lo que generás es que las glándulas sebáceas se estimulen, contribuyendo directamente con la producción de grasa. Mojá bien tu cabello, y con el shampoo frotá muy suavemente con la yema de los dedos el cuero cabelludo. Evitá que las puntas del cabello se mezclen con las raíces; y en el caso que tengas el pelo largo, lava de medios a puntas mechón por mechón evitando frotarlo.

- Espaciá los lavados: intentá no lavar tu cabello todos los días. Con esto, y un producto acorde a tus necesidades, vas a lograr alternar los lavados y regular la producción de sebo en tu cuero cabelludo.

- Lavá el cabello con agua tibia: esto contribuye a que la cutícula se abra y elimine la grasitud. El agua caliente solo lo va a dañar; y el agua fría no ayuda a limpiar en profundidad. Es por eso que el agua tibia o templada es la temperatura perfecta para dejar tu pelo súper limpio y libre de grasa.

- No olvides acondicionar: acondicionar es súper importante para mantener tu pelo saludable. En tu caso, solo tenés que aplicar una cantidad acorde de producto a la cantidad de pelo que tengas; y sólo hacerlo de medios a puntas.

- Evitá tocar el cabello: manipular en exceso el cabello a lo largo del día también contribuye a engrasarlo más de lo normal.

Ya tenés todos los tips para lavar tu cabello de la forma correcta, y disfrutarlo limpió por mucho más tiempo ¿Qués esperás para ponerlos en práctica?