Mascara facial negra

Llevamos una vida activa llena de eventos, compromisos y momentos de relax. Seguramente vayas de un lado a otro y tengas poco tiempo para dedicarle un día entero al spa o una visita a la dermatóloga. Por suerte, los expertos han creado muchos productos para que podamos maximizar su uso y resetear el estado de nuestra piel. ¿Alguna vez probaste la máscara facial negra? Ideal para las más exigentes e indispensable para las adictas a la piel suave, te contamos cómo utilizarla y para qué sirve.

Tratamiento detox con arcillas puras

Sabemos, y no nos cansamos de repetir hasta al hartazgo, que una rutina diaria de cuidados es la única forma de lucir un cutis sano. Porque seguramente ya tengas incorporado este mantra, te proponemos ir un nivel más allá para descubrir que podés tener una piel no sólo cuidada, sino también radiante. La limpieza, a la mañana al levantarte y a la noche antes de acostarte, son fundamentales para remover el maquillaje y quitar el sebo acumulado durante la jornada. Pero para eliminar impurezas y toxinas en profundidad hay que entrar en acción con hábitos un poco más intensivos. ¿La buena noticia? ¡Te va a llevar unos pocos minutos!

Las mascarillas de arcilla se volvieron muy populares en el último tiempo por ser muy eficaces y naturales. Además, su éxito radica en sus ingredientes altamente concentrados que desintoxican y borran los residuos del make up, la contaminación y todo lo que el cutis acumula durante la semana.

Y si pensabas que todo esto no podía mejorar, queremos hablarte de una de las variantes que se convirtió en nuestra favorita por su efecto detox. La Mascarilla Arcillas Puras de carbón es ideal para revitalizar tu piel una o dos veces por semana. Va a dejar tu cutis más limpio, fresco y libre de suciedad. Además, deja el tono más luminoso y radiante. Despedite del aspecto apagado y cansado y lucí tu mejor versión.

Cómo aplicarla

Sobre la piel limpia, aplicá una fina capa sobre todo el rostro, evitando el contorno de los ojos y los labios. Dejala secar 10 o 15 minutos y enjuagá con abundante agua tibia realizando movimientos circulares para una mejor exfoliación. No te olvides de hidratar muy bien tu piel después de este proceso ¡y preparate para impactar!