Maquillaje contouring

Kim Kardashian, JLO, Eva Longoria, son solo algunas de las celebrities que impusieron la técnica que más arrasó en el mundo del make up en los últimos años. El contouring es la tendencia de maquillaje que nos permite ocultar o resaltar las distintas facciones de nuestro rostro. Sin cirugías, sin photoshop: con tan solo un tono oscuro que afine y otro más claro que ilumine, podemos sacarle todo el provecho a este juego de luces y sombras del que todo el mundo habla.

Consejos y trucos para un contouring perfecto

Con sólo un poco de práctica y conocer bien la forma de tu cara, vas a poder aplicar el contorno sin problemas. Lo importante es que sepas que esta técnica funciona gracias a los engaños visuales que esculpen el rostro, y tengas claro qué es lo que querés disimular y qué destacar. Los colores oscuros achicarán tus facciones y los claros las resaltarán. ¿Suena bien, no?

Las zonas más comunes para ocultar suelen ser las líneas del mentón, los costados de la nariz, el trazo por debajo de los pómulos y la línea del pelo. Y, por lo general, las partes de la cara que podemos resaltar son: el hueso de los pómulos y el de abajo de las cejas, el centro de la frente y el puente de la nariz.

Es clave que, antes de empezar, apliques tu base y corrector uniformemente por todo tu rostro y cuello. La base Infallible Sculpt Contouring te resultará perfecta para preparar tu piel y dejarla lisa y ligera para darle rienda suelta a tu contouring.

¡Atenta a este tip! Muchas veces, solemos aplicar los productos con demasiada intensidad y trazos duros. La clave de este estilo está en fundir las líneas de contorno con la base y para esto podés tomarte unos minutos. Aplicá los productos con una esponja, que es la mejor manera de difuminar y que el acabado se vea natural.

El color que uses para contornear tendrá que ser dos tonos más oscuro que tu piel. Para un acabado más natural, probá con Infallible Contouring Stick que te ayudará a cubrir de una forma más definida y uniforme. ¡Buscá el que más se ajuste a tu piel y preparate para la magia!

El toque final de este maquillaje es el rubor. No te olvides de aplicarte una buena cantidad del color que mejor te siente. Para eso, lo mejor es usar una brocha y extender el colorete desde el centro de nuestros pómulos hacia afuera. Si tenés dudas, sonreí pronunciadamente y aplicá tu True Match Blush por la parte que sobresalga.