Corrector de ojeras

Sacá el mejor provecho de tu corrector de ojeras

Un buen corrector de ojeras es el ítem más útil de todo tu kit de maquillaje. Y esto no es solo porque te ayuda a eliminar los círculos oscuros debajo de tus ojos, el corrector de ojeras va mucho más allá: es, por lejos, tu maquillaje más versátil. Aquí te contamos cómo aprovechar al máximo el poder de tu corrector.

Debajo de tus ojos lo podés usar para disimular que no tuviste una buena noche de sueño. Para lograrlo, aplicá corrector con la yema de tus dedos dando golpecitos suaves. Si tus ojeras están muy oscuras, podés optar por un tono más claro que el de tu color de piel, pero recordá que los expertos recomiendan no usar nunca más de dos tonos abajo porque se logra el efecto contrario al que buscamos. Al iluminar con un tono demasiado claro lo que hacemos es llamar más la atención sobre los defectos que intentábamos corregir.

Dibujá triángulos bajo tus ojos (con las puntas hacia abajo) para iluminar el look de toda tu cara. Para hacerlo, elegí un crayón como True Match Concealer. Es importante que sea de fácil aplicación y con una textura cremosa que se mezcle con tu piel para poder difuminarlo con tus dedos o con una esponja húmeda (si preferís, podés humedecer tu esponja con agua termal).

¿Sabías que podés usar corrector como pre-base para tus párpados? Este es el secreto mejor guardado de los maquilladores, y se va a convertir en tu favorito cuando quieras lograr un look de ojos impactante que dure muchas horas. El corrector sirve como primer para lograr una textura suave, se convierte en una base espectacular del makeup de tus ojos, ¡y ayuda a que el maquillaje te quede impecable! A no olvidar: este truco es especialmente útil en días de mucha humedad.

Dale un touch de luz a tu lagrimal aplicando un poco de corrector en la esquina interna de tu ojo; así abrís tu mirada y disimulás los ojos cansados. Touche Magique tiene un efecto descongestivo y estimulante que te va a ayudar a tener los ojos más frescos y descansados.

A tus cejas dales el protagonismo que se merecen: corregilas para que se vean perfectas usando un pincel de ángulo con corrector, y dibujá el contorno con líneas precisas. De esta manera lográs unas cejas súper definidas y despejás el área a su alrededor para que se vean impecables.