Cómo aplicar sombra de ojos

En el último tiempo el estilismo de ojos ganó muchísimo terreno y está dentro de las tendencias que pisan fuerte. Pero es cierto que a veces puede resultar muy difícil lograr los looks que vemos en los tutoriales o las pasarelas. Si cuando intentás copiar un tutorial no lográs (ni de cerca) que se parezca al original, necesitás conocer estos trucos para saber cómo aplicar sombra de ojos y triunfar en el arte de embellecer la mirada.

Secretos para pintar los ojos como una experta

- Prepará la zona

Además de utilizar corrector para unificar tonos y disimular ojeras, es muy importante preparar la piel con una prebase. Esto va a hacer que los productos penetren mejor y duren más. Sobre todo en esta parte del rostro que suele ser grasa. Probá con un primer como Infallible Face Primer y asegurate un acabado impecable.

- Empezá con iluminación

Antes de empezar a colocar capas de color con las sombras, lo mejor es marcar los puntos de luz en el lagrimal y el hueso de abajo de la ceja. Después, seguí con un tono neutro bien clarito que unifique el color del párpado y actúe como sellador del primer.

- Respetá la gama de colores

Uno de los errores más comunes a la hora de aplicar sombras es mezclar tonos de diferentes gamas y que el resultado no sea muy favorecedor. El secreto para nunca equivocarse es elegir tres intensidades distintas del mismo color. Por ejemplo, si te gustan las tonalidades azules, utilizá un azul bien claro para la base, un azul medio para la transición y uno oscuro para la profundidad.Tené en tu neceser paletas que contengan opciones que combinen entre sí como Optimist y Nudes The Petite Palette, que traen cinco tonos armonizados de textura ultra suave y sedosa.

- Definí el tono principal

Empezá aplicando el tono intermedio en toda la cuenca del ojo. Tené siempre en cuenta que este va a ser el que tenga más presencia y va a marcar el ritmo de la totalidad del look. Colocalo entre el párpado y el hueso de la ceja, difuminando y dando golpecitos para que se vea más natural.

- Marcá la profundidad

El tono más oscuro siempre servirá para acentuar la mirada. Lo primero que tenés que hacer es ubicarlo en el arco del ojo mirando hacia arriba y haciendo una trazo desde el nacimiento de las pestañas a su finalización. Después marca el límite, ayudándote con un lápiz, en la terminación del ojo y pintá una línea ancha sin salirte de la referencia. Fundí suavemente con el tono de transición, yendo hacia todos los contornos.

Poniendo en práctica estas claves, tu imaginación no va a tener límites a la hora de crear todo tipo de estilos. Simples tips, grandes resultados.